1/07/2013




¿Vale más una imagen que mil palabras?

A juzgar por la foto, parece que sí. Qué mejor manera de expresar, en este primer post, la idea de lo difícil que puede ser enfrentarse al papel en blanco ya en nuestra lengua materna. Esa dificultad se multiplica cuando lo que intentamos es escribir en una lengua extranjera y si además ese escrito es parte de un examen... Pero, ¿por qué nos resulta difícil escribir? 

Probablemente sea la cultura de la imagen, de los sms, de los mensajes rápidos y abreviados por WhatsApp la que nos ha distanciado del arte y el placer de escribir, de redactar con corrección, de desarrollar ideas y argumentos sobre el papel de forma clara, ordenada y lógica.

La redacción cuidada de un texto no debería ser patrimonio exclusivo de escritores, periodistas, intelectuales o lingüistas. Qué duda cabe que cuanto mejor escribamos en nuestra lengua materna, tanto más fácil será escribir en cualquier otra lengua que estemos aprendiendo o vayamos a aprender.

Escribir puede ser un hobby estupendo y producir un buen texto, en este caso, en inglés, una inyección de orgullo y autoestima. ¿No crees?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada